Los twitteros descargaron su decepción contra Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional en desacato, y entonces, después los opositores no entienden cómo no ganan en las elecciones, prefieren cantar fraude o desconocer al Consejo Nacional Electoral, pero en ningún caso reconocen que sus seguidores ya no les creen nada. 

ELABRELATA / HAYLEÉN LEÓN

Compartir