Foto / AGENCIAS. A Kompass le fue solicitada la renuncia por filtrar a las autoridades el informe de abuso sexual infantil.
Foto / AGENCIAS. A Kompass le fue solicitada la renuncia por filtrar a las autoridades el informe de abuso sexual infantil.

La Organización de las Naciones Unidas se encuentra en el ojo del huracán, por su negligencia ante los casos de abuso sexual cometidos por las tropas de paz a infantes y adolescentes en zonas en conflicto.

Los abusos ejecutados durante la operación “MINUSCA” en la República Centroafricana, y la inacción de los distintos niveles jerárquicos fueron los que pusieron en evidencia la negligencia y hasta complicidad de la organización que tuvo que ser sacudida por la opinión pública para por fin tomar acciones.

El funcionario que sacó a la luz la terrible información confidencial

Cuando el sueco Anders Kompass, Director de Operaciones de campo para el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos supo que las tropas para el Mantenimiento de la Paz, abusaron de menores de edad en el campamento de desplazados de la República Centroafricana, siguió los canales jerárquicos de la organización para informarlo a sus superiores, el tiempo pasaba y nada ocurría.

Indignado y frustrado, decidió tomar acción por su cuenta y envió los reportes a las autoridades francesas, dado que la mayoría de los señalados son de esta nacionalidad. Los documentos llegaron también a las manos de la organización no-gubernamental Aids-free world, la cual los entregó al conocido periódico británico The Guardian y además creó una campaña llamada Code Blue, específicamente para investigar y sacar a la luz toda la información posible sobre los abusos cometidos por los cascos azules.

Primeras reacciones en la ONU

Foto/ Agencias. Susana Malcorra, siendo Jefe de Gabinete (ONU) trató de neutralizar a Kompass. Hoy es canciller de Argentina.
Foto/ Agencias. Susana Malcorra, siendo Jefe de Gabinete (ONU) trató de neutralizar a Kompass. Hoy es canciller de Argentina.

Los superiores de Kompass cuando supieron que había hecho pública esta información, incluido el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Príncipe Zeid Ra’ad Al Hussein; Susana Malcorra, Jefe de Gabinete del Secretario General (actual Canciller del Gobierno de Macri, en Argentina); Carman La Pointe, Secretaria Adjunta de la Oficina de Servicios de Supervisión Interna; y Joan Dubinsky, cabeza de la Oficina de Ética, en lugar de ocuparse de los crímenes, según señala la posterior investigación, se reunieron de manera informal para decidir las acciones a tomar y se enfocaron en señalar la falta profesional de Kompass, este fue suspendido por un breve período, y durante casi un año su situación laboral estuvo pendiendo de un hilo.

Gracias a la campaña Code Blue, podemos acceder a los documentos confidenciales, incluyó el relato del propio Anders Kompass sobre cómo las denuncias pasaron de una oficina a otra, de un nivel a otro. Así como los correos confidenciales, que evidencian una lamentable verdad, hasta el príncipe Zeid, Alto Comisionado, tuvo conocimiento de los crímenes y también fue negligente ante el sufrimiento de los infantes que hambrientos y sin hogar, además fueron utilizados sexualmente.

La importancia de alzar la voz

Foto / AGENCIAS. Tropas francesaas desplagadas en la República Centroafricana.
Foto / AGENCIAS. Tropas francesas desplegadas en la República Centroafricana.

Únicamente luego de que a mediados del 2015 la solicitud de renuncia hecha a Anders Kompass casi provocara un conflicto con el Estado de Suecia (uno de los que mayores aportes hace a la ONU), fue que los altos funcionarios realmente indagaron en los informes que habían recibido hace meses. Al darse cuenta de la terrible naturaleza de estos, temieron el escarnio público y el señalamiento de sus personas. En ningún momento plantearon averiguar qué pasó con los niños, si al menos recibieron orientación psicológica, o si los perpetradores estarían en esos momentos libres y poniendo en riesgo a otros niños.  Ellos se ocuparon enredar más el conflicto burocrático y de insistir en investigar internamente a Kompass.

Ya cuando la información llegó a los medios y se le demandaba de la ONU una acción contundente respecto al tema, el Secretario General Ban Ki-Moon, solicitó el 22 de junio de 2015 conformar un “Panel Independiente” para investigar los hechos.

El 17 de diciembre de 2015, el informe del Panel indicó que hubo una “enorme falla institucional” que permitió que continuaran los abusos cometido principalmente por las tropas francesas, donde niños desde 7 hasta 15 años de edad, fueron forzados a actos de sexo oral y a sodomía, cometidos por al menos 16 soldados, siendo en total 23 los involucrados de alguna manera.

El reporte exonera a Anders Kompass, pues dio la voz de alerta y con sus acciones permitió que se develara el caso. Indicaron también, que el staff de la ONU, se enfocó más en las formalidades que en tomar acción y que incluso detuvieron las investigaciones de los agentes franceses.

Apenas el pasado 16 de marzo, el Consejo de Seguridad dictaminó una resolución sobre el tema, decidiendo repatriar a los soldados o unidades cuyo comportamiento ponga en riesgo a quienes se supone debe proteger. Esto, luego de que en un informe presentado por el Secretario General, se revelara que 99 funcionarios de la ONU (69 pertenecientes a las tropas de paz) fueron acusados por abuso sexual durante el 2015.

Para muestra de lo que el Panel Independiente denominó “ciclo burocrático” les presentamos la declaración confidencial, realizada por Kompass, narrando sus esfuerzos hasta ese momento y durante casi un año, para que se tomaran acciones. El resultado: un mes después fue suspendido e investigado.

Puede ver el original aquí.

Traducción: Equipo EL ABRELATA

Tratando con reportes de pedofilia de las tropas francesas en la República Centroafricana

Este informe fue escrito por el Sr. Anders Kompass, Director de Operaciones de Campo y División de Cooperación Técnica del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACDH), el 29 de marzo de 2015. Donde haya archivos y fechas disponibles, se especificarán esos datos. Otras fechas referidas como posibles o probables fueron inferidas o reconstruidas sobre la base de otras fechas significativas o reuniones recurrentes y son lo más fidedignas posibles.

  1. El informe de la Sección de Derechos Humanos y Justicia de MINUSCA no tiene fecha: según el texto, las entrevistas se ejecutaron entre el 19 de mayo (primera entrevista) y 24 de junio (sexta entrevista) de 2014.
  2. El informe me fue entregado personalmente por el Sr. Roberto Ricci, Jefe de la Sección de Respuesta Rápida y Misiones de Paz de la OACDH, probablemente alrededor del 15 de julio de 2014. Esta no fue una reunión agendada sino impromptu, solicitada por él con el único propósito de discutir este informe. No recuerdo cuando ocurrió esta reunión.
  3. Hablé con el Vice embajador de Francia sobre los alegatos durante una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos. Verificando las fechas de esas sesiones especiales, esto fue, con toda probabilidad el 23 de julio de 2014 (21ra sesión especial del Consejo de Derechos Humanos sobre la situación de los Derechos Humanos en el Territorio Ocupado de Palestina, incluyendo Jerusalén del este).
  4. Hablé con la Directora Adjunta del Alto Comisionado, Sra. Flavia Pansieri, sobre el informe y mi conversación con el Vice Embajador de Francia poco después. No tengo registro de cuando ocurrió este encuentro, pero debió ser la misma semana o la siguiente.
  5. Recibí una solicitud de la Misión Francesa Permanente para compartir cualquier información escrita disponible que permitiera acelerar la investigación, afirmando que cualquier información recibida sería tratada con la mayor confidencialidad y asegurando la protección de cualquiera involucrado. Por lo tanto, compartí una copia del informe. Esto habría pasado durante los últimos días de julio de 2014.
  6. Compartí una copia del informe con xxxxxx en papel impreso, el 7 de agosto de 2014, y por correo electrónico el 8 de agosto de 2014. Según un correo que me envió el Asistente Especial de la Sra. Pansieri, xxxxxxx xxxxxxx, el 08 de agosto de 2014, la OESG [Oficina Ejecutiva del Secretario General] fue informada de esto el 8 de agosto de 2014, y el VSG [Vicesecretario General] sería informado “esta tarde”.
  7. Hacia finales de octubre de 2014, las autoridades francesas pidieron contactar a la Oficial de Derechos Humanos que había estado a cargo de la investigación. La Oficial estuvo a asistida por el Asesor Legal de la OACDH en todos los pasos relacionados al tema.
  8. A finales de noviembre de 2014, las autoridades francesas pidieron a la OACDH compartir el informe de su investigación en los casos de explotación y abuso sexual. Creo que esto fue hecho por el Asesor Legal de la OACDH.
  9. El 12 de marzo de 2015 durante una reunión con Directora Adjunta del Alto Comisionado, fui informado que el Alto Comisionado Solicitó mi renuncia por la forma en que manejé los reportes de pedofilia en la República Centroafricana. Quien me dijo que el Alto Comisionado había pedido mi renuncia fue el Sr. Ladsous, Secretario General Adjunto del Departamento de Operaciones para el  Mantenimiento de la Paz, en Nueva York, durante una visita del Alto Comisionado a Nueva York.
  10. Respondí a esta solicitud del Alto Comisionado diciendo que actué con el único propósito de detener las violaciones lo más pronto posible y en el contexto de la política de Cero Tolerancia a la explotación y abuso sexual; que ella misma había tenido conocimiento de esto desde agosto y nunca había indicado que mi comportamiento estuviera errado; y que por lo tanto no ofrecería la renuncia por esto. Ella respondió diciendo que entendía mi posición y que aprovecharía el viaje en conjunto hacia Turín en ocasión del Retiro Anual del Secretario General (19 al 20 de marzo de 2015) para aconsejar al Alto Comisionado no seguir con esta solicitud.
  11. El 19 de marzo de 2015, un colega me dijo que el Sr. Mohammad Ali Ainsour, Asistente Especial del Alto Comisionado, había contactado por teléfono a la Oficial de Derechos Humanos que había investigado el caso, pidiéndole que solicite formalmente una investigación interna sobre el caso. Me dijeron que la oficial se negó a hacerlo.
  12. El 24 de marzo de 2015, me dijo la Sra. Pansieri que una conversación acerca del caso tuvo lugar entre la Jefe de la Oficina de Servicios de Supervisión Interna, la Jefe de la Oficina de Ética, el Alto Comisionado y ella, al margen del Retiro Anual del Secretario General en Turín. Me dijo que durante esta conversación, la Jefe de la Oficina de Servicios y la Jefe de Ética, no consideraban que hubiesen bases para proceder en mi contra con una investigación formal. No obstante, me pidió que le enviara información por escrito sobre cómo actué con el caso.
  13. El mismo día, le escribí para pedirle una aclaración sobre el contexto en el cual necesitaba un informe de mi parte. Le pregunté, en específico sobre cuál procedimiento me estaba siendo aplicado, en particular si la Oficina de Servicios Internos y la Oficina de Ética indicaron que no pensaban que hubiesen bases para proceder. En su respuesta, ella indicó que no me había dicho “que la Oficina de Servicios Internos y la de Ética aconsejaron no proceder con la investigación. Te dije que antes de decidir algún curso de acción sintieron que era apropiado escuchar tu voz”.
  14. El 24 de marzo de 2015, escribí a la Jefe de la Oficina de Ética. Sra. Joan Dubinsky, para clarificar. Ella le pidió al Sr. Kevin Walte, Cabeza de la Sección de Consejería, Superación y Protección contra Represalias de la Oficina de Ética, que hablara conmigo. El Sr. Walte me llamó el 25 de marzo y me dijo que no tenía conocimiento de que hubiese intención de iniciar una investigación. Dijo que según entendía, el informe se pasaría a la Jefe del Gabinete, la Sra. Malcorra y no a ellos. El entendía que el informe había sido solicitado para documentar el caso, porque tenían muchos casos de explotación sexual y abuso no reportados. Esto se contradecía con lo que me había dicho la Sra. Pansieri sobre el destino y la justificación de este informe.
  15. Es, con estos antecedentes y entendiendo que esto no es parte de ninguna investigación pendiente, que estoy entregando este informe, el 29 de marzo de 2015. Esto no incluye mi “punto de vista” sino los eventos que han tenido lugar hasta el momento en aras de este episodio de abuso y explotación sexual.

Ginebra, 29 de marzo de 2015.

ELABRELATA