Foto: Agencias

A 17 años de permanencia de la Revolución Bolivariana, donde los logros de igualdad social son reconocidos por la población y los organismos internacionales, los ataques imperiales no han cesado desde la asunción al poder del comandante Hugo Chávez, la insistencia de los Estados Unidos en vincular a los funcionarios de alta jerarquía con redes de narcotráfico hasta ahora sin pruebas o decomisos son cada día más constantes.

Desde la partida física del Líder de la Revolución Bolivariana, quienes ocupan los cargos de mayor relevancia son sancionados írritamente por organismos norteamericanos, como ocurrió en el 2015 con el entonces presidente de la Asamblea Nacional (AN), Diosdado Cabello, quien ahora ejerce el cargo de primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y actualmente el vicepresidente Ejecutivo, Tareck El Aissami.

Desde que Tareck El Aissami fue nombrado por el presidente de la República, Nicolás Maduro como vicepresidente Ejecutivo, la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro (OFAC) de Estados Unidos, lo colocó en una lista de personas con presuntos vínculos con el narcotráfico.

Las acusaciones en contra del funcionario de más alto rango de Venezuela no tienen fundamento o se basan en declaraciones de criminales como: Walid Mackled, implicado en casos de narcotráfico y lavado de dinero, quien, además, estaba considerado como uno de los cinco narcotraficantes más buscados del mundo.

Daniel “Loco” Barrera fue uno de los jefes más importantes de las Bandas Criminales Emergentes al Servicio del Narcotráfico de Colombia y Estados Unidos. El “Loco” Barrera fue capturado el 18 de septiembre del 2012, en San Cristóbal estado Táchira, durante la gestión de El Aissami en el Ministerio para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, fue deportado a los EE.UU.

Hermágoras González fue detenido en marzo de 2008 en Venezuela y condenado a 15 años y 6 meses de prisión por los delitos de legitimación de capitales, asociación para delinquir y ocultamiento de armas de guerra.

Durante la gestión de Tareck El Aissami como ministro de Interior y Justicia, también se logró la captura de los capos Maximiliano Bonilla alias “El valenciano” y Genco Farabito de la mafia siciliana “La Cosa Nostra”, ambos fueron deportados a Estados Unidos desde Venezuela.

Ataques hacia Diosdado Cabello

Diosdado Cabello, hombre de confianza del Comandante Hugo Chávez, desde las luchas revolucionarias en los cuarteles, gobernador del estado Miranda, presidente interino de la República Bolivariana de Venezuela el 13 de abril de 2002 y presidente de la Asamblea Nacional (AN), también ha sido difamado por Estados Unidos de tener vínculos con el narcotráfico y de figurar como cabecilla del “Cartel de los Soles”.

Las acusaciones en contra de Cabello fueron realizadas por los abogados de los narcotraficantes –sin ningún fundamento y pruebas–, y por Leamsy Salazar, que se identifica como parte del anillo de seguridad del fallecido presidente Hugo Chávez.

En un informe presentado basado en supuestas “investigaciones” de la División de Operaciones Especiales de la Agencia Antidroga de Estados Unidos (DEA) en Washington y fiscales de Miami intentaron relacionar a Diosdado Cabello con el narcotráfico.

Tras dos años de dichos señalamientos Diosdado Cabello es, hoy, el único llamado por los medios “jefe narcotraficante” que no aparece en una lista emanada de la DEA. Ni siquiera el Gobierno gringo lo ha calificado, todavía, como narcotraficante.

Descrédito mediático

En ambos casos la arremetida imperial tras hacer públicas las sanciones sin fundamento inició la guerra mediática con el apoyo internacional y nacional de los medios como: El diario español ABC, CNN, The New York Times, El Nuevo Herald; así como La Patilla, El Nacional, Tal Cual, entre otros. Estos medios se han destacado por explotar sistemáticamente la prefabricada calumnia en contra de Venezuela.

La exagerada mención a fuentes anónimas, como “funcionarios” del Departamento de Justicia, “exoficiales de inteligencia de la Guardia Nacional Bolivariana”, “fiscales federales de Miami” y la “DEA”, demuestra la fragilidad de la noticia y, en el mismo impulso, su intención como una operación de propaganda política.

Foto: Captura
Foto: Captura
Foto: Captura
Foto: Captura

 

Foto: Captura
Foto: Captura

El nombramiento de El Aissami como vicepresidente de la República preocupa a los EE.UU., pues lo “convierte en el siguiente en línea para convertirse en el líder de Venezuela”. El Aissami es un estratega criminalístico con amplia experiencia en el desmantelamiento de las bandas dedicadas al narcotráfico en Suramérica.

Cabe destacar que desde que Maduro asumió la presidencia de Venezuela, el gobierno estadounidense ha intentado desesperadamente vincularlo con el narcotráfico, tal como sucedió con los sobrinos de la Primera Combatiente Cilia Flores, quienes fueron acusados de narcotráfico el 12 de noviembre de 2015.

Venezuela ha sido certificada por organismo antidrogas como país libre de Cultivos Ilícitos; mientras que, Colombia cuenta con más 60 mil hectáreas de cultivos de drogas, siendo catalogada como el principal productor de estas sustancias en el mundo, al tiempo, que Estados Unidos es el principal país consumidor de los estupefacientes.

Mientras los gobiernos de Colombia y México son considerados como aliados estratégicos de EE.UU., el Gobierno venezolano y la nación entera han sido calificados como “amenaza” a la seguridad de EE.UU. siendo el tema del narcotráfico uno de los más sobresalientes en una abierta campaña de criminalización contra Venezuela.

Cartel sin evidencias

El “Cartel de los Soles” es llamado así por, supuestamente, estar dirigido por generales venezolanos. Asociando al Gobierno venezolano con una supuesta mafia criminal internacional, ésta sería una organización de drogas diferentes a todas las conocidas: Los carteles de Juárez, Sinaloa, del Golfo (México), Los Zetas, El Cartel de Cali, el Cartel de la Costa (Colombia).

  • Desde 2012, más de 90 narconaves han sido interceptadas, derribadas o neutralizadas en tierra, mediante ataques artillados una vez que son obligadas a aterrizar por militares venezolanos.
  • Hasta la fecha no hay una sola prueba que dé cuenta del decomiso de una panela de cocaína que tenga el sello del “Cartel de los Soles”.
  • No hay fuentes confirmadas de la existencia del logo de la supuesta organización.
  • En Venezuela no hay ni un solo muerto por ajuste de cuentas vinculado al “Cartel de los Soles”.
  • Hasta la fecha ningún barco o avión de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) ha sido retenido con un traslado de drogas en el Caribe hacia EE.UU.
  • Se trata del único cartel de drogas del mundo al cual se le investiga con base a acusaciones de exfuncionarios corruptos prófugos de la justicia, no de narcos, capos y entendidos en la materia.

ELABRELATA / MBRAVO / FUENTES VARIAS