Foto/ Agencias. Susana Malcorra, siendo Jefe de Gabinete (ONU) trató de neutralizar a Kompass. Hoy es canciller de Argentina.
Foto/ Agencias. Susana Malcorra, siendo Jefe de Gabinete (ONU) fue investigada por encubrir abusos sexuales.

Susana Malcorra, nombrada por el presidente argentino Mauricio Macri como canciller, a pesar de tener un impresionante currículum en el área diplomática y de las telecomunicaciones, siempre tendrá un oscuro detalle en su biografía.

Ella, siendo Jefe del Gabinete del Secretario General de las Naciones Unidas (marzo 2012-diciembre 2015); participó en el ensañamiento contra el funcionario Anders Kompass, quién frustrado por la inacción de la ONU en los casos de abuso sexual infantil cometidos por las tropas de las misiones de paz, filtro los reportes a la autoridades francesas.

Malcorra, convocó reuniones informales y antiéticas en las que el Alto Comisionado para los Derechos Humanos, Príncipe Zeid Ra’ad Al Hussein; Carmen La Pointe, Secretaria Adjunta de la Oficina de Servicios de Supervisión Interna y Joan Dubinsky cabeza de la Oficina de Ética, decidieron iniciar un procedimiento a Kompass, y que el caso muriera dentro de la burocracia interna, en lugar de ocuparse de acciones concretas a favor de los niños entre 7 y 15 años que fueron violados por los agentes de paz.

 Una vez que esto salió a la luz pública y el escándalo manchó la reputación de la ONU, el Secretario General Ban Ki-Moon, convocó un Panel Independiente de jueces para investigar los hechos.

El veredicto final, dado a conocer por la jueza Marie Deschamps, el 17 de diciembre de 2015 (cuando ya Malcorra había renunciado a la ONU y tenía una semana de haber asumido su nuevo cargo en el gobierno argentino) indica lo siguiente:

 “La convocatoria de tales reuniones de oficiales de alto rango para discutir la conducta del Director de Operaciones de Campo [Anders Kompass] es inquietante”.

“Esto no solo levanta dudas justificables sobre la independencia de la Oficina de Servicios Internos y de la Oficina de Ética, sino que también invita a la especulación sobre que una conspiración estaba en marcha”.

ELABRELATA