Con los 1.933 puntos de votación que ha prometido instalar la oposición venezolana este domingo, sólo podrían participar poco más de 2 millones 500 mil electores en el denominado plebiscito que busca legitimar la petición de derrocamiento del presidente Nicolás Maduro.

La capacidad real de los puntos para emitir el voto no permite una participación mayor, considerando que los tiempos promedios de diseño, previstos en cada centro de votación del CNE, es de 149 electores por hora. Esto sería equivalente a 2,5 electores cada minuto. Sin embargo hay que tomar en cuenta que cada centro de votación tiene un promedio cercano a 3 mesas. Mientras que no está claro que la MUD pueda abrir más de un punto de atención por cada locación para que sus seguidores depositen su decisión.

Voceros de la coalición opositora, sin embargo, aseguran que tendrán una participación de 12 millones de electores, según lo ha declarado el experto electoral Enrique Naime del partido socialcristiano COPEI.

Esta proyección, para la cual Naime no presentó soportes, implica que 12 personas tendrían que estar votando cada minuto en cada punto de la consulta que no es legal ni será supervisada por el CNE. Esto significaría que cada elector contaría sólo con 5 segundos para concretar todo el proceso, que requiere la identificación, la selección de las opciones y el registro y certificación del acto.

En contrapartida, el tiempo por elector derivado de la conformación de los centros de votación formales, es de unos 50 segundos.

Con unos tiempos de ese orden por cada voto, para alcanzar los 12 millones proyectados se requería que unos 6 mil 258 electores acudan cada uno de los puntos del plebiscito. Lo que implicaría un tiempo de 5 mil 500 minutos, o 92 horas para completar el proceso.

Incluso, en el supuesto que esos tiempos bajaran sustancialmente a la mitad, se necesitarían cerca de dos días continuos para atender a esa población electoral.

Lo cierto es que cualquier dato que revele la MUD con respecto a cifras no podría acercarse ni remotamente a la meta proyectada y ni siquiera a un 25 por ciento del padrón electoral, que está en el orden de los 19 millones de votantes.

ELABRELATA/LATABLA