El representante oficial del Ministerio ruso de Defensa, Ígor Konashénkov, ha asegurado este viernes que la localidad siria de Al Tanf se convirtió en “un ‘agujero negro de 100 kilómetros en la frontera entre Siria y Jordania”, desde donde el Estado Islámico lanza ataques contra las tropas de Damasco y contra civiles.

Anteriormente, Konashénkov ya había estimado que varios ataques del EI contra las fuerzas gubernamentales sirias fueron lanzados desde esa zona “donde está desplegada la misión militar de EE.UU. y a la que los estadounidenses no dejan acercarse ni a distancia de cañonazo a las fuerzas sirias que persiguen a los extremistas”. ¿Cómo se explica que Estados Unidos lance bombas contra el Estado Islámico para ‘acabarlo’ pero que el grupo extremista ataque desde una zona militar norteamericana?

Rusia advierte a EE.UU. que podría destruir las ‘casualidades’ de los ataques del EI en Siria. Si Washington considera que los últimos ataques del movimiento Estado Islámico “son casuales”, entonces Moscú puede ayudar a “destruir todas estas ‘casualidades”’ en la zona siria que está bajo su control, advirtió a EE.UU. el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Ígor Konashénkov.

“Si la parte estadounidense considera este tipo de operaciones como ‘casualidades imprevistas’, entonces las Fuerzas Aéreas rusas en Siria están listas para comenzar a destruir por completo todos esas ‘casualidades’ en la zona bajo su control”, ha dejado claro el vocero.

Según el Ministerio de Defensa ruso, varios ataques de los terroristas del EI contra las fuerzas gubernamentales en Siria ha sido llevados a cabo desde la zona donde se encuentra la misión militar estadounidense.

Además, Konashénkov señaló que los éxitos del Ejército sirio y las Fuerzas Aéreas rusas en la lucha contra los extremistas en el país árabe contravienen a los planes del mando militar estadounidense. Según el portavoz del Ministerio de Defensa, los militares sirios han hecho esfuerzos considerables para neutralizar a los grupos móviles del EI en la ruta entre Palmira y Deir ez Zor y liberar las localidades ocupadas por los extremistas.

Asimismo, Konashénkov denunció que la presencia de una base militar estadounidense en la zona causa “un problema”, ya que se encuentra cerca del gran campo de refugiados de Rukban que —según dijo— alberga más de 60.000 personas, incluidas mujeres y niños y en la que los estadounidenses no dejan que los convoyes de ayuda humanitaria enviados por el Gobierno sirio, Jordania, la ONU y otras organizaciones internacionales lleguen a estas personas.

Estados Unidos, creador del EI

De acuerdo al centro de noticias RT en español, el historiador Robert Freeman presentó en el año 2014 durante una entrevista al portal de noticias Cammon Dreams, que Estados Unidos es el creador del grupo extremista y terrorista Estado Islámico (EI). Para entender el por qué de esta postura, Freeman precisó tres etapas que explican el origen del EI:

La primera etapa de la creación del grupo Estado Islámico se produjo durante la guerra de Irak y el derrocamiento del gobierno secular de Sadam Husein. Según el autor, el régimen de Husein fue “corrupto, pero estabilizador”: durante su gobierno Al Qaeda no existía dentro de Irak, y el Estado Islámico tiene su origen precisamente en Al Qaeda. Además, EE.UU. dejó el poder en Irak –la mitad de la población del país es sunita– en manos de un Gobierno chiíta. El hecho de que el Ejército iraquí y kurdo –los peshmerga– fueran derrotados por el Estado Islámico se debe a que los sunitas prefieren aliarse con sus correligionarios yihadistas a hacerlo con sus “adversarios religiosos” chiítas, afirma el historiador.

La segunda etapa se dio en la campaña contra el Gobierno de Bashar al Assad en Siria. El presidente sirio contaba con una fuerza que durante muchos años mantuvo en “paz relativa” a un conjunto de sectas religiosas dentro del país, estima Freeman. En sus intentos de desestabilizar al Gobierno de Siria, EE.UU. ayudó a los “precursores” del Estado Islámico en el país, entre los cuales, según el autor, se encuentra el Frente al-Nusra.

La tercera etapa de la formación del Estado Islámico tuvo lugar cuando “EE.UU. organizó a Arabia Saudita y Turquía para que financiaran y apoyaran a los rebeldes en Siria”, quienes, según Freeman, ya eran un “proto-Estado Islámico”. Arabia Saudita profesa principalmente el wahhabismo, una de la más “virulentas y agresivamente antioccidentales” versiones del  Islam. Lo que explica que 15 de los 19 terroristas que secuestraron los aviones del 11 de septiembre de 2001 fueran sauditas, así como el propio líder de Al Qaeda Osama bin Laden, recuerda.

En este sentido, los “rebeldes moderados” que EE.UU. entrenaba en Siria contra Assad ahora se niegan a luchar contra el Estado Islámico, algo que, según el autor, no es sorprendente, ya que estos rebeldes entregaban a los yihadistas armas suministradas por EE.UU., recuerda el autor. “Las fuerzas más capaces de vencer al Estado Islámico” a corto plazo, concluye, son Rusia, Siria e Irán, pero EE.UU. prefiere ver cómo la situación de los terroristas se agrava antes que verlos “vencidos por los enemigos de EE.UU.”, concluye.

ELABRELATA / RT

Compartir