Foto: Agencias

Este mundo está al revés. Se supone que los sacerdotes están para orientar a sus feligreses hacia el camino del bien y de la paz y no al de la violencia y el terrorismo, pero en Venezuela los curas están para dar la bendición a los guarimberos y apoyarlos en sus actos de violencia.

En la imagen se puede observar como un sacerdote –que se encontraba en la procesión de la Divina Pastora, que fue trasladada desde la iglesia Claret hasta la Catedral de Barquisimeto, estado Lara, con motivo de la actividad denominada “una oración por Venezuela”–, derrama sobre los jóvenes guarimberos encapuchados agua bendita, avalando con su bendición los actos terroristas que cometen en cumplimiento de su trabajo por el salario que reciben a diario.

“Lo que ahora se hizo una antinomia: Curas llamando a la violencia y militares llamando a la paz. Que contrariedad”, expresó el ministro para la Defensa, Vladimir Padrino López a través de la red social Twitter @vladimirpadrino.  

Foto: Agencias

Exactamente hace 77 días la oposición venezolana auspiciada por Estados Unidos inició una ola de violencia en todo el territorio nacional, buscado el enfrentamiento entre venezolanos civiles y oficiales, que hasta la fecha ha dejado un total de 67 personas fallecidas, según versión oficial del Ministerio Público (MP).

ELABRELATA / MILENA BRAVO