Foto: Agencia

Este jueves 24 de agosto, el estado Zulia celebra los 518 años del avistamiento del Lago de Maracaibo y el 55 aniversario del Puente Sobre el Lago de Maracaibo.

Los primeros escritos que se tienen sobre el Lago de Maracaibo datan del 24 de agosto de 1499, cuando Alonso de Ojeda recorre la costa hasta el Cabo de la Vela y cruzando la barra de Maracaibo, llegó al inmenso al que llamó San Bartolomé, por estarse ese día celebrando el onomástico de dicho santo.

El 8 de septiembre de 1529, el alemán Ambrosio Alfinger rebautizó al lago de San Bartolomé con el nombre de Nuestra Señora, y en esa misma fecha fundó la ciudad que daría nombre al lago: Maracaibo.

En la colonia, el Lago de Maracaibo fue una excelente vía de comunicación entre el mar Caribe y las tierras de Nueva Granada. Los ríos navegables de la cuenca extendían esta bondad, y permitían llegar por vía fluvial hasta la Nueva Granada, Trujillo, Mérida, La Grita y San Cristóbal.

Para conecta a Maracaibo y San Francisco con los municipios de la Costa Oriental Lago (COL) y el resto del país durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez se realizó un concurso y el proyecto de Ricardo Morandi, un arquitecto italiano, salió victorioso.

Lo que comenzó como una idea brillante, quedó en el “aire” en 1958, tras el derrocamiento de Pérez Jiménez, y recomenzó en abril del año siguiente. Un total de 2.630 obreros zulianos estuvieron dirigidos por el ingeniero sucrense Oscar Benedetti Pietri, socio y director de la empresa venezolana Precomprimidos, C.A., que asumió el 50% de la obra.

La estructura de 8.678,60 metros fue recorrida por primera vez por la limusina negra del presidente, Rómulo Betancourt, y por el resto de los asistentes, algunos a pie y otros en vehículos.

La noche del 6 de abril de 1964, apenas dos años después de inaugurado el Puente Sobre el Lago General Rafael Urdaneta, el barco carguero ESSO Maracaibo al mando del capitán Avelino González Zulaika, destruyó 2 tramos de una de las obras de ingeniería.

ELABRELATA.COM, en exclusiva, entrevistó en 2016 al ingeniero civil- constructor del Puente Rafael Urdaneta, Oscar Benedetti quien destacó que la estructura del puente puede durar eternamente, si se sigue cumpliendo con su mantenimiento.

 

El puente fue reparado en ocho meses contratado por la Creole Petroleum Co (causante del accidente) y la empresa venezolana Precomprimido C.A. constructora líder del Puente que todavía se encontraba con los equipos en el estribo de San Francisco hecho que facilitó la rapidez de la reparación.

En esta estructura se utilizaron 3 millones de sacos de cemento de 46 kilogramos cada uno, 20 mil toneladas de cabillas, 67.483 metros de pilotes de perforación redondos, 25.668 metros de pilotes de hinca redondos y 6.338 metros de pilotes de hinca cuadrados.

ELABRELATA