Foto: Agencia

Un avión no tripulado “golpeó una posición de Hezbolá (Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano) cerca de la ciudad de Al-Sujna (en la provincia central de Homs), matando a ocho combatientes”, ha anunciado el director del opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), Rami Abdel Rahman.

Al mismo tiempo, ha indicado que el ataque aéreo ha dejado a otros 20 miembros del movimiento libanés heridos.

Un oficial de Hezbolá ha confirmado el ataque, pero no ha podido precisar la cifra de las víctimas. El funcionario no estaba autorizado a hablar con los medios de comunicación, por lo que habló bajo condición de anonimato.

Mientras el OSDH dice que el dron todavía no ha sido identificado, los medios sirios aseguran que pertenece a Estados Unidos.

El movimiento libanés, las fuerzas sirias y sus aliados luchan contra los grupos terroristas, entre ellos la banda ultraviolenta EIIL (Daesh, en árabe) en Siria.

Mientras el Ejército sirio, apoyado por asesores iraníes, Hezbolá y la Aviación rusa, avanza en la lucha contra los extremistas takfiríes, la llamada coalición anti-EIIL, liderada por EEUU, recurre a distintas estrategias —como derribar los aviones sirios, atacar las bases militares del Ejército, bombardear las posiciones de sus aliados, entre otros casos— para bloquearlos.

Las operaciones de la coalición en el territorio sirio, sin embargo, no están autorizadas por el Gobierno de Damasco ni han sido avaladas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU).

ELABRELATA