Foto: Agencias

Han trascendido recientemente mediante informaciones publicadas por la agencia Reuters los serios inconvenientes con los que ha empezado a lidiar Citgo y que se traducen en un embargo petrolero no abiertamente declarado, pero que se ejecuta rigurosamente contra los activos petroleros del país.

La acción consiste en la creación de trabas que hacen difícil para esta empresa especializada en la refinación de crudo obtener las líneas de crédito necesarias para comprar petróleo y así sostener la dieta de sus refinerías, esto, según seis comerciantes y otras fuentes bancarias, consultadas por la agencia en cuestión.

Menos proveedores de petróleo están dispuestos a vender cargas a Citgo en crédito abierto, y en lugar de eso exigen el pago anticipado o cartas de crédito bancarias para abastecer su red de refinación. Una cuestión que desestabiliza las operaciones de comercialización de crudo a beneficio de Citgo.

Dos fuentes de proveedores canadienses declararon a Reuters que sus compañías ya no pueden comerciar con Citgo directamente, y han empezado a vender cargas a través de terceros para evitar el “riesgo de crédito”. La tercerización de las compras de Citgo y su sujeción a la intermediación en esencia haría los costos de compra de crudo mucho más altos. Si los problemas financieros aumentan el costo de la obtención de crudo, sus ganancias se reducirían, haciendo que la compañía vea pauperizados sus ingresos y sus capacidades operativas.

La compra de crudo mediante cartas de crédito están sujetas a trabas y esto se traduce en que los suministros de crudo a las refinerías en muchos casos podrían esperar en altamar, hasta que el pago se haga efectivo. Lo que también acarrea más costos.

Esta situación coloca a Citgo en un marco de vulnerabilidad financiera. Aunque supuestamente las operaciones de Citgo no se verían comprometidas por supuesta excepción en el decreto de Trump, en los hechos el embargo petrolero contra Venezuela parece ejecutarse mediante el entramado financiero estadounidense, que a sus anchas aplica excepciones a las líneas de crédito de la estatal venezolana y filial de Pdvsa. El veto a las relaciones financieras entre factores financieros en EEUU con activos venezolanos mediante las sanciones de Trump inhiben el desarrollo de las operaciones regulares y se imponen los criterios discrecionales, que para Citgo se traduce en costos y dificultades adicionales para el desarrollo de sus operaciones.

ELABRELATA/MISIONVERDAD