Chairman Ajit Pai habla tras la Comisión Federal de Comunicaciones. Fotografìa; REUTERS

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos aprobó este jueves una nueva norma sobre el servicio de Internet que acaba con la “neutralidad de la red” que garantizaba una norma de 2015. Es decir, da lugar a una internet privilegiada para empresas y de segunda para los ciudadanos.

Según informó la Agencia de Noticias EFE, la mayoría republicana en la institución reguladora votó a favor de la nueva regla que deroga el principio de “neutralidad de la red”, que salvaguardaba internet como un servicio público de libre e igual acceso.

El principio de neutralidad garantiza que los operadores no privilegien unos contenidos por encima de otros, una norma establecida por el título II de la orden de internet abierto.

La Comisión tomó la decisión por tres votos a favor y dos en contra (los demócratas) de poner fin a la regulación que impulsó en 2014 el entonces presidente de EEUU, Barack Obama, y que se aprobó un año después.

En el programa ‘Detrás de la Noticia’ del pasado 30 de noviembre del 2017, trasmitido por el canal Rusia Today (RT), la abogada, escritora, investigadora y moderadora del espacio, Eva Golinger informó que ”los defensores de la transparencia y la igualdad en la red han alertado sobre el tema en los últimos años”, sin embargo, a pesar de este llamado de atención, lo que querían evitar, sucedió, pues el nuevo jefe de la FCC Ajit Pai, quien fue nombrado por Donald Trump, dijo que pondrían fin a las reglas que mantienen la neutralidad en la red.

¿Qué significaría esta decisión para los usuarios de la red?

1- Tendrían que pagar más para acceder a ciertas páginas o servicios en la web.

2- Empresas como Netflix o Google, podrían dominar el uso del internet pagando más dinero para generar más velocidad y hacerlas más rápidas, convirtiéndose en monopolios de la web.

3- Muchos medios y páginas serían restringidos, casi inaccesibles.

4- Se conviertiría en una competencia capitalista salvaje la privatización de un servicio que se es esencial para los seres humanos y para la conectividad a nivel mundial.

5- Cambiaría dramáticamente la costumbre de los usuarios estadounidenses de conectarse a internet y ver lo que se quiera y cuando quieran.

6- Las empresas de cable y teléfono podrían crear canales lentos y rápidos para diferentes servicios y páginas, y además podrían bloquear ciertos medios que publiquen opiniones políticas; podrían cobrar más para ver páginas premiun.

7- Las empresas convertirían el internet en un sistema clasista.

El periodista y experto en tecnología Leonardo Vásquez, aclaró en RT que la medida podría hacer que los usuarios que tengan menos poder adquisitivo y no tengan contratos con determinadas empresas de cable y telefonía, tendrán un servicio más lento y de mala calidad, mientras aquellos que paguen a las compañías monopolizadas tendrán un servicio de mayor calidad, impulsando así las diferencias sociales aún ya marcadas notablemente en EEUU.

 ”Sin la neutralidad, el internet ya no sería lo mismo, ya no estaría abierto para todos, sin discriminación” resaltó Golinger. En este sentido, la medida podría, incluso promover la discriminación con el racismo, la exclusión social y económica; ”se transformará de un espacio de todos y para todos a un servicio para la élite controlado por grandes intereses económicos”.

No es de asombro esta medida impulsada por un gobierno presidido por Trump, un empresario, perteneciente al partido republicano, que mantiene estrechas relaciones  con las grandes corporaciones y que cree en la absoluta libertad del mercado.

 

Fotografía: Agencias

 

ELABRELATA 

Compartir