Las fuerzas militares iraquíes están prevenidas pues han sido blanco de ataques con armas químicas. Foto: Agencias

Daesh, desesperado por las derrotas, ha recurrido nuevamente a utilizar sustancias tóxicas contra las fuerzas iraquíes en la ciudad iraquí de Mosul (norte).

En la fase final de la operación para liberar los barrios occidentales de Mosul del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), las fuerzas especiales, las unidades de la Policía y de la División de Respuesta de Emergencia (ERD, por sus siglas en inglés) del Ejército iraquí, han sido expuestas nuevamente, a ataques químicos desde abril pasado.

Luego de unos siete meses de la operación antiterrorista, la organización terrorista solo controla el 9 % de Mosul en la ribera occidental del Tigris, río que divide la urbe. Ante esta situación, Daesh ha vuelto a lanzar ataques químicos contra las fuerzas iraquíes con morteros, mientras que retrocede de la zona.

“No podemos frenarlos. Daesh puede lanzar morteros desde cualquier sitio. Hemos dado consejos a los soldados de cómo afrontar semejantes ataques y hemos distribuido máscaras antigás (entre ellos)”, indicó el teniente general Muhaned, un comandante de ERD.

El primer ataque químico de Daesh fue lanzado el 21 de abril, cerca del campo Thawra contra los soldados de su división, ERD, que por el momento están avanzando en la aérea de Hay Al Aiqtisadiiyn (oeste de Mosul).

Los morteros cayeron cerca del vehículo del comandante. Uno de los efectivos murió y otros 15 fueron hospitalizados por inhalar el humo amarillo que se desprendía luego del impacto del mortero químico.

 

ELABRELATA/HISPANTV