Foto: Agencias

La Cámara de Representantes filipina ha aprobado un proyecto de ley que restaura la pena de muerte mediante la horca, la inyección letal o el fusilamiento para delitos relacionados con drogas, a pesar de la oposición de la influyente Iglesia católica.

El proyecto fue aprobado con 216 votos a favor, 54 en contra y una abstención, dijo la cámara este martes. El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, prometió durante la campaña electoral que restauraría la pena de muerte para criminales reincidentes, en particular para los narcotraficantes.

El proyecto de la cámara debe ser compulsado con el que está en discusión en el Senado y finalmente sancionado por el presidente para adquirir fuerza de ley.

La anterior presidenta Gloria Macapagal Arroyo, abolió la pena de muerte en 2006. Ahora, como presidenta de la cámara baja, votó el martes contra su restauración.

ELABRELATA / AGENCIAS