Foto: Agencia

El presidente de Cataluña depuesto por el Gobierno de Mariano Rajoy, Carles Puigdemont, podría ser detenido en Bruselas junto a cuatro miembros de la delegación catalana, ante el pedido de la Fiscalía española.

El Ministerio Público formuló esta petición por los delitos que se le imputan a los exmiembros del Gobierno catalán, por participar en la declaración unilateral de independencia aprobada el pasado viernes en el Parlamento de Cataluña.

Todos ellos se limitaron a responder a las preguntas de su abogado, a excepción del consejero depuesto de Empresa, Santi Vila, que también respondió a la Fiscalía.

De los catorce citados por la juez del caso, Carmen Lamela, nueve han sido los que se han trasladado a la Audiencia Nacional y otros cinco, entre ellos Puigdemont, se han quedado en Bélgica, a donde viajaron el pasado fin de semana.

Actualmente, la orden es estudiada por la juez de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, pero hasta los momentos no ha salido a la luz pública su decisión.

El pedido de detención contra Puigdemont es solicitado por delitos como rebelión, sedición y malversación de fondos públicos, a lo que se suma su inasistencia a la Audiencia Nacional de este jueves, tras conocerse que no comparecerá.

Por su parte, el abogado defensor de Puigdemont indicó que el “juez de instrucción no tiene por qué detenerlo, también lo puede dejar en libertad, bajo ciertas condiciones, y yo mismo trataré de ir por caminos alternativos”.

En Bruselas, junto al mandatario catalán depuesto, se encuentran cuatro miembros de la delegación catalana (Toni Comin, Meritxell Serret, Clara Ponsatí y Lluís Puig) y podrían también ser detenidos si la juez lo ordena.

ELABRELATA / TELESUR