Pablo Iglesias, Secretario General de Podemos. Foto: Agencias
Pablo Iglesias, Secretario General de Podemos. Foto: Agencias

La fiscalía de la Audiencia Nacional de España ha archivado (rechazado) la denuncia presentada contra el partido Podemos, por presunta financiación ilícita de Venezuela e Irán. No es el primer tribunal que archiva estas acusaciones.

Todo se basa en el titulado Informe P.I.S.A. (Pablo Iglesias Sociedad Anónima) presentado por la asociación Unión Cívica Española – Partido por la Paz, Reconciliación y Progreso de España (UCESP) contra Podemos y su secretario general Pablo Iglesias. Informa eldiario.es

El informe, fue elaborado por un comando policial, pero carece de algún membrete que lo acredite como oficial, por lo cual el fiscal Miguel Ángel Carballo lo califica de “supuesto informe policial”. Además, se considera que en la redacción está ausente cualquier indicio que sirva como prueba.

El informe se basa en recortes de prensa. Foto: captura / eldiario.es
El informe se basa en recortes de prensa. Imagen: captura / eldiario.es

También se habla en el informe, de financiación ilegal, y blanqueo de capitales, a lo que la fiscalía responde que en 2014 (cuando supuestamente ocurrieron los hechos), el delito de financiación no estaba tipificado y sobre el blanqueo “no existe el más mínimo sustento documental o de otro tipo que acredite su existencia”.

Otro elemento que demuestra la falta de sustento del informe es que según el fiscal Carballo tan sólo un “conjunto desordenado de reproducciones de noticias” es decir, llena una página tras otra con capturas de titulares de medios comunicación.

Pero esta no es la primera vez que se archva la denuncia, en una anterior ocasión, el informe fue rechazado por la Fiscalía del Tribunal Supremo, que lo tachó de “mera remisión de informaciones no autenticadas”.

En resumen los motivos de que la denuncia sea archivada son los siguientes:

  • El informe no tiene ningún membrete, aunque supuestamente fue elaborado por la policía.
  • Se basa en recortes de prensa.
  • No presenta pruebas concretas o sustento documental.
  • El delito de financiación ilegal se tipificó después de los hechos.

 ELABRELATA / MROBERTI