Foto: Agencias

Contrario a la tesis elitista en la región, que sostiene que América fue “descubierta” por Colón, el comandante de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez explicó en varias oportunidades que el 12 de octubre de 1492 marcó el inicio del genocidio más grande que pueda registrar página alguna de la historia de los siglos y de los pueblos, ya que de acuerdo con los registros, antes de la llegada de los conquistadores a América existían alrededor de 100 millones de habitantes, y 150 años después sobrevivían apenas 3 millones.

El 12 de octubre de 2003 durante la edición 167 del programa dominical Aló, Presidente, transmitido desde el Palacio de Miraflores, en Caracas, el presidente Chávez explicó: ”los conquistadores, invasores y colonialistas de España, Inglaterra, Portugal y otros exterminaron aproximadamente a 97 millones de personas. Cada 10 minutos sin descanso, a lo largo de 150 años acabaron con un indígena. Este es el genocidio más grande que pueda registrar página alguna de la historia de los siglos de la historia de los pueblos”.

En aquella oportunidad Chávez señaló que el llamado “descubrimiento” de América constituyó una invasión militar perpetrada por colonialistas provenientes de países europeos, al tiempo que subrayó que buena parte del desarrollo del capitalismo de Europa se debió al saqueo de los invasores extranjeros, quienes extrajeron y explotaron de las tierras ancestrales toneladas de oro, piedras preciosas, animales y madera.

“Ellos venían por el oro, venían por la plata, venían por las riquezas de este Continente (…) todo eso se lo llevaron, robaron pues, era nuestro, nos saquearon. Y con eso llegaron allá a financiar su impulso capitalista”, señalaba Chávez.

Políticas dignas para los pueblos indígenas

El Capítulo VIII de la Constitución lleva por título: De los Derechos de los Pueblos Indígenas. El artículo 119 del texto reza: “El Estado reconocerá la existencia de los pueblos y comunidades indígenas, su organización social, política y económica, sus culturas, usos y costumbres, idiomas y religiones, así como su hábitat y derechos originarios sobre las tierras que ancestral y tradicionalmente ocupan y que son necesarias para desarrollar y garantizar sus formas de vida. Corresponderá al Ejecutivo Nacional, con la participación de los pueblos indígenas, demarcar y garantizar el derecho a la propiedad colectiva de sus tierras, las cuales serán inalienables, imprescriptibles, inembargables e intransferibles”.

El líder socialista, desde que sumió la presidencia en 1999, cambió el paradigma de políticas públicas hacia los pueblos indígenas en Venezuela. Muchas veces llamaba al pueblo venezolano a reconocer y valorar el esfuerzo de los líderes indígenas como el cacique Guaicaipuro, del guerreo guatemalteco Tekum Umán y el inca Tupac Amaru, por constituir un símbolo de resistencia y valor frente al colonialismo imperialista.

Asimismo, en 2003 creó la Misión Guaicaipuro para promover, desarrollar y ejecutar políticas gubernamentales dirigidas a saldar la deuda histórica con los pueblos indígenas.

De igual manera, gracias al esfuerzo de Chávez, en Venezuela se crearon instrumentos legales para proteger los derechos de los indígenas, como la Ley Orgánica de Pueblos y Comunidades Indígenas, la Ley para la Demarcación de las Tierras y Hábitat Indígena y la Ley de Idiomas y de Artesanos Indígenas.

El presidente de la República, Nicolás Maduro, ha seguido con este legado, y en 2014 instaló el Consejo Presidencial del Poder Popular para los Pueblos Indígenas, con la finalidad de contribuir y fortalecer los aportes de este sector de la población en la construcción del socialismo bolivariano.

Foto: Agencias

Gracias a las políticas de inclusión del Gobierno Bolivariano, los pueblos indígenas participan directamente en las instituciones venezolanas, tienen representantes en todos los niveles de Gobierno.

La diversidad cultural y étnica está presente en todos los pueblos, y forma parte de su herencia histórica como garantía para el mutuo enriquecimiento cultural y la comunicación basada en valores de paz y justicia. Caracterizada por masacres, saqueos y transculturación.

 

 

ELABRELATA / AVN

Compartir