La votación por la ANC

Foto: Agencias

Después que algunos vecinos abrieron un canal a cada una de las tres barricadas que impedian el acceso al edificio donde vivo, fue posible que saliera a votar. Lo hice al mediodía, la mesa N° 1 estaba muy concurrida, con colas afuera, y en un salón de clases, los electores plenaban las sillas de espera, pero en la N° 2 apenas había gente en espera, y después que voté me dijeron “es que aquí ya votó mucha gente”, les pregunté ¿cuántos? “Un poco más de 200”.

Antes, estuve toda la mañana viendo la TV, recorría los canales privados, y no me sorprendió que ignoraran tan importante hecho noticioso. En uno escuché a algún oposicionista diciendo que en Macarao había 62 personas en una panadería, y al frente, en el centro de votación, solo 10. Y en otro canal, declaraciones de que todo era un “simulacro electoral” que las elecciones “son un fracaso”. Son apenas dos muestras de cómo los noticieros de la TV privada valoraron esas masivas elecciones de ayer, al menos hasta las 11:30 de la mañana. Como es una expresión de su política informativa, es de suponer que así fue el resto del día. Y seguramente, esta tendencia se observará hoy en los medios impresos del exterior, y desde ayer, en la radio y televisión, porque como decía ayer el canciller Samuel Moncada, “afuera esto no existe, lo van a negar”.

Esa línea negadora de lo que está ocurriendo en Venezuela, deformadora de la situación, originalmente se expresa en medios venezolanos, coincidentes con la opinión de los oposicionistas, y es “la post verdad” que creen en Washington, en Madrid o Bogotá y Ciudad México, y en general es lo que informarán hoy la mayoría de los medios impresos de la región. Si la oposición declara que esta Asamblea Nacional Constituyente es ilegítima, será la opinión de EEUU y los gobiernos de otros países, aun cuando estén siendo manipulados los resultados oficiales del CNE.

De manera que estemos preparados para esa otra ofensiva de la guerra mediática que sigue cercando a nuestro país.

Me impresionó escuchar por radio y por TV que muchos de los electores entrevistados se referían enfáticamente que estaban cansados de tantas guarimbas, de tantos trancazos y paros, que querían vivir en paz, tranquilos, y que por eso votaban. ¿Los habrán escuchado los dirigentes de la MUD? Porque es de suponer que buena parte de estos no eran chavistas, sino ciudadanos que posiblemente habrían votado por la oposición en las parlamentarias.

ELABRELATA / ELEAZAR DÍAZ RANGEL