MUD va a elecciones: Algunos datos indispensables

Las inscripciones de candidaturas a gobernaciones expirará el próximo 17 de agosto. Ese plazo da solo días a la MUD para deliberar en la imposición de candidaturas

Foto: Agencias
Foto: Agencias

El anuncio más sobresaliente y reciente viene de la mano de Freddy Guevara, dirigente del partido Voluntad Popular, integrante de la cúpula que activamente ha promovido la violencia en los meses recientes. Ha señalado al “camino electoral” como una alternativa para consagrar los objetivos del antichavismo en Venezuela. No obstante, hay que revisar estos anuncios desde una perspectiva más amplia, pero no por eso menos detallada.

-Una buena cantidad de partidos de oposición (Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo, Avanzada Progresista y Acción Democrática), a lo que se suma la declaración de Freddy Guevara de Voluntad Popular, acudirán a los caminos electorales, una vez se produjeran discretas conversaciones entre las dirigencias opositoras y del chavismo. Paradójicamente, la llamada “dictadura” de Maduro tuvo que persuadir a estas “organizaciones políticas” para que participaran en la política. Un hecho inédito que desnuda incongruencias enormes en la narrativa adversa al chavismo.

-Emplearán ahora, como es usual, su variante de presentación como una fuerza política-electoral. Es una organización con prácticas habitualmente fuera de la política, siempre enmarcadas en actos de desestabilización y golpismo. Eventualmente acuden a la medición política en busca de prebendas y cuotas de poder. Que vayan a las urnas no infiere que podamos asumirlos como actores separados de sus prácticas habituales.

-Acuden a la convocatoria de elecciones a gobernadores una vez menguó y fracasó estrepitosamente su estrategia abierta de desplazamiento violento del chavismo. Sus movilizaciones, trancas, paros, plantones, guarimbas y violencia articulada y paramilitarizada, dejan una estela de más de 100 muertes. No lograron cumplir sus grandes objetivos. Por el contrario, quedaron descolocados al consolidarse la Asamblea Nacional Constituyente sin su participación por decisión propia.

-Las muertes ocasionadas por la violencia de la MUD pudieron evitarse, una vez que estos actores se mantuvieran siempre en la política. Ahora que irán a las urnas, se presentarán como actores políticos con legitimidad y entereza moral, tratando de barrer bajo la alfombra su rastro de caos, violencia, pérdidas humanas y materiales en gran parte del territorio nacional. Jugarán a la corta memoria del electorado.

-Ahora la MUD tendrá que lidiar con un significativo saldo negativo entre sus filas. Ahora lucen domesticados por el chavismo, por someterse a elecciones regionales, pues habían anunciado que no asistirían a ellas. Los factores organizados en la violencia antichavista tendrán signos de rechazo a los que decidieron o están por decidir participar en la elección. Pero hay que ver más allá de esas minorías violentas poco importantes estadísticamente hablando. Hay que mirar la buena parte de la masa opositora que fue convencida de que la aventura violenta sería exitosa.

Ahora, defraudados, asumen que la MUD no es una instancia opositora genuina. Asumen que le hace juego al chavismo por cuotas y que los saldos fatales en pérdidas humanas y materiales han sido desperdigados. Esos seguidores de la MUD lidian entre la decepción y la apatía por su organización.

-Al acudir a elecciones, el antichavismo desbarata su enorme aparataje de propaganda y de deslegitimación (nacional y especialmente internacional) contra el Consejo Nacional Electoral (CNE) venezolano y contra el proceso electoral constituyente. Tan enorme esfuerzo articulado luce ahora incongruente con las decisiones de la plataforma política opositora. Han legitimado a la Constituyente. También tendrán que explicar eso a sus seguidores.

-No descartemos el empleo de una estrategia a dos manos por parte del antichavismo. Nos referimos a su presentación electoral, pero también por otro lado, a la continuidad de la violencia, esta vez sin responsables políticos visibles. Cada vez cuaja con más consistencia la presentación de “la resistencia”, o grupos violentos que han sobrepasado a la MUD, no sujetos a control político, como fuerzas desplegadas en el terreno. Estos factores seguirán generando violencia mediante la modalidad de guarimbas.

Por otro lado, los hechos que tuvieron lugar en el Fuerte Paramacay y los eventos que pusieron en la palestra a Oscar Pérez, tienen posibilidades de reeditarse llevando la violencia a una presentación cada vez más profesional y paramilitarizada. Esas variantes violentas podrían continuar, a su vez que el antichavismo supuestamente se encontraría deslindada de ellas por estar en el ruedo electoral. A la MUD le beneficia la violencia por ser un ingrediente clave en el cuadro de desestabilización que necesitan. La violencia beneficia más todavía a los factores antichavistas externos, promotores de la intervención.

-La continuidad de la violencia en Venezuela se gestiona desde el extranjero. Cabe mencionar que el mismo senador Marco Rubio había prometido a finales de junio de este año mayor financiamiento a la facción de la oposición armada en el marco de las protestas violentas contra el país. Es además partidario de una agresiva política de sanciones estadounidenses contra Venezuela.

Relacionado a esto, Marco Rubio está financiado por corporaciones armadas, fondos israelíes y compañías petroleras como ExxonMobil. Los intereses en el suelo y subsuelo venezolano están plenamente expresados en la política del senador gringo contra el país. Por ello, y al parecer, Rubio y muchos otros esperan, la continuidad de la violencia, cada vez más consistente y bélica, para desestabilizar el panorama político venezolano.

-Una vez fracasado el golpe, debilitada la violencia y que la MUD retoma su rostro circense electoral, desde EEUU dan los primeros pasos en fortalecer otros frentes. El primer resultado es el ataque inmediato e inclemente a la economía toda, cuando inflan desproporcionadamente el dólar paralelo. Intentan recrudecer e incrementar el ciclo de malestar económico para favorecer la aspiración electoral del antichavismo y desestabilizar al país todo, aunque tengan que sacrificar con ello a agentes económicos (de medianos empresarios a comerciantes) e incluso a seguidores de la oposición, quienes también sufren los estragos del manipulado Dólar Today. La maniobra fue evidente. Tanto fue así que chavistas y opositores se han unido en el rechazo a los estragos del dólar paralelo en la economía del devenir. Los señalamientos por tal descaro recaen en la gendarmería opositora.

-La MUD, mediante su tarjeta, deberá abstenerse de inscribir candidaturas en Zulia, Apure, Monagas, Bolívar, Trujillo, Aragua y Carabobo, en cumplimiento de decisiones acordadas por el CNE con juzgados de esos estados, relacionadas con juicios que se vienen adelantando desde el año pasado, explicó el CNE. Estos vienen asociados al fraude revocatorio, que inhabilita el uso de la tarjeta unitaria en esos estados por cuestionarse la probidad de esa organización política. Sin embargo, los partidos que integran la MUD podrán emplear sus tarjetas en candidaturas regionales.

-La Asamblea Nacional Constituyente jugará un rol clave en determinar, mediante su poder plenipotenciario, si el CNE debe legitimar o no la inscripción como candidatos de autores intelectuales y hasta materiales de la violencia en meses recientes. Esto, a sabiendas de la posibilidad de que personeros de la MUD intenten emplear el salvavidas de su posicionamiento en cargos, para asumirse superiores a la ley.

-Hasta ahora, no toda la MUD va a elecciones. El partido Vente Venezuela de María Corina Machado y Alianza Bravo Pueblo de Antonio Ledezma, han sido tajantes en no participar, mientras que Voluntad Popular intenta guarda las apariencias.

-Las inscripciones de candidaturas a gobernaciones expirará el próximo 17 de agosto. Ese plazo da solo días a la MUD para deliberar en la imposición de candidaturas. No se sabe si serán unitarias o si los partidos de la MUD irán separados desmembrándose electoralmente. Las pugnas internas se dirimen en la discusión entre los partidos que promovieron activamente la violencia y los que no. Por un lado, los partidos fascistas Voluntad Popular y Primero Justicia. Por otro lado, Acción Democrática, Avanzada Progresista y Un Nuevo Tiempo, tuvieron un rol bastante parco en la escalada violenta de los meses recientes, siendo considerados del “ala moderada” de la oposición.

-Los liderazgos intestinos de la MUD debaten quiénes capitalizan el apoyo de los seguidores de la oposición. Los partidos que siguen posicionados y los que no. Esto coloca a los promotores de la violencia como responsables de un enorme saldo de frustración política, daños y muertos. Pero por otro lado, los moderados son señalados de estar sometidos al chavismo. Esos debates debilitarán la cohesión de la MUD. Probablemente se imponga la repartija de cuotas, que difícilmente será salomónica. El resultado podría ser la presentación de pseudo líderes adecos desgastados, activistas de la violencia, candidatos paracaidistas y vedettes políticos mediáticos, un desastre. Una fórmula improvisada de candidaturas, que dejará a muchos aspirantes regionales descontentos con su exclusión, incrementándose con ello la posibilidad de fragmentación electoral y división del voto por candidaturas paralelas.

-Es necesario mirar por otro lado al chavismo. Se asume remoralizado, repolitizado. Han emergido cientos de liderazgos que desde la Asamblea Nacional Constituyente tendrán que continuar una labor de agitación y reorganización del tejido político chavista. Sumando ello a un saldo ya bastante favorable, que es la victoria política, estadística y simbólica, de la elección constituyente.

-Al chavismo, que hasta hace meses se le declaraba inexistente y muy débil, pone hoy en entredicho todo análisis pre-electoral. Tendrá seis meses en una carrera de largo aliento para construir candidaturas populares, sólidas y sobre todo ganadoras. La superioridad del chavismo en su cualidad organizativa y cohesión política descoloca a la MUD.

ELABRELATA / MISIÓN VERDAD