Cumbre del Mercosur en Mendoza. Argentina Foto: LAP.

La ofensiva contra Venezuela encontró un límite en la Cumbre de Mendoza, cuya declaración final, que no firmó Evo Morales, no contempla ninguna sanción al país caribeño aunque insta “al Gobierno y a la oposición a no llevar a cabo ninguna iniciativa que pueda dividir aún más a la sociedad venezolana”.

Los países del Mercosur optaron ayer finalmente por suavizar su posición respecto al gobierno de Nicolás Maduro y manifestaron su “profunda preocupación por el agravamiento de la crisis política, social y humanitaria” en Venezuela, a la vez que instaron al “cese de toda violencia y a la liberación de todos los detenidos por razones políticas” en el país caribeño.

En forma paralela y casi en el cierre de la cumbre de presidentes que se desarrolló en esta capital, los cuatro países miembros del bloque regional con la adhesión de Chile, Colombia, Guyana y México enviaron una nota a Caracas “instando” a iniciar un proceso de diálogo en “un plazo particularmente breve”.

Quedó en evidencia que la posición de Tabaré Vázquez de “no intervención de países terceros en asuntos internos” jugó en contra de la ofensiva argentina por aplicar la cláusula democrática del Protocolo de Ushuaia.

Incluso la acción promovida por los dos principales socios del Mercosur, Argentina y Brasil, fue rechazada por el presidente de Bolivia, Evo Morales -no firmó la declaración sobre Venezuela-, y las delegaciones de Perú y Ecuador, según confirmaron fuentes oficiales.

“Los Estados Partes del Mercosur y los Estados Asociados de Chile, Colombia y Guyana, así como México, reiteran su profunda preocupación por el agravamiento de la crisis política, social y humanitaria en la República Bolivariana de Venezuela”, reza el comunicado final de la cumbre, que “insta al restablecimiento del orden institucional, la vigencia del Estado de derecho y la separación de poderes, en el marco del pleno respeto de las garantías constitucionales y los derechos humanos”.

Tanto Faurie como Aloysio Nunes, canciller de Brasil, país que se hizo cargo de la presidencia pro tempore, dejaron en claro que el bloque no dispuso sanciones contra la administración de Maduro e incluso negaron que la nota enviada hoy fuera un ultimátum.

ELABRELATA/RESUMENLATINOAMERICANO