Tras los resultados obtenidos en las elecciones regionales, el manejo del lenguaje en los medios de comunicación se acomodan según sus preferencias, cuando se trata de una gobernación obtenida por la oposición refieren que fue arrebatada al candidato oficialista, pero para anunciar las magistraturas alcanzadas por el partido de Gobierno se limitan a señalar que fueron adjudicada por el ente comicial o porque ellos lo “dicen”. 

De esta manera el uso manipulado del lenguaje deja en claro las intenciones esperadas, de no reconocer los resultados oficiales si estos no era favorables para la derecha, con la acostumbrada doble moral sobre el Consejo Nacional Electoral, que si dio resultados justos en cinco gobernaciones obtenidas por la Mesa de la Unidad Democrática, mientras en las 17 que alcanzaron en la coalición del Gran Polo Patriótico no reconocen los resultados.

 

ELABRELATA / HAYLEÉN LEÓN