Manifestante opositor participa de la quema de un camión. Foto: Agencias

El Parlamento Europeo decidió entregar el premio Sájarov a la Libertad de Conciencia a la oposición venezolana, representada por la Asamblea Nacional y su presidente, Julio Borges, así como por los dirigentes opositores Leopoldo López y Antonio Ledezma, a pesar de que hoy por hoy los señalamientos negativos y peleas entre dirigentes opositores miembros de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) están en la palestra pública y política del país.

El premio creado en 1988, lleva el nombre del científico y disidente soviético Andrei Sájarov y el Parlamento lo concede a personas que “han contribuido de manera excepcional a la lucha por los derechos humanos en todo el mundo y llama la atención sobre las violaciones de los derechos humanos, además de respaldar a los galardonados y su causa”, explica la cámara. Con esto, la Unión Europea y su Parlamento muestran apoyo a quienes con el discurso de odio condujeron a la intolerancia y la violencia durante cuatro meses en Venezuela y lo siguen haciendo con la ayuda de gobiernos del mundo para derrocar al presidente Nicolás Maduro a quien señalan de ‘dictador’, demostrando su afán y ambición por llegar al poder.

En una nota del Diario.es se informa que la candidatura ganadora fue propuesta por el Partido Popular Europeo (PPE) y el grupo de los liberales (ALDE). En representación de la oposición, los premiados son la Asamblea Nacional y su presidente, y los dirigentes opositores Leopoldo López y Antonio Ledezma, bajo arresto domiciliario. El galardón también recayó sobre Yon Goicoechea, Lorent Saleh, Alfredo Ramos y Andrea González, considerados “presos políticos” por la Eurocámara. Pero la realidad es que son ”políticos presos” por participar intelectualmente en delitos de violencia y alteraciones del orden público.

Reacciones

Tras conocerse la decisión, el presidente del Parlamento Europeo, el italiano Antonio Tajani, del Partido Popular Europeo, ha expresado en su perfil de Twitter que el galardón es un “fuerte apoyo a los venezolanos en su lucha por la democracia”.

¿Oposición democrática? ¿Lucha por la democracia?

El presidente de España, Mariano Rajoy se regocijó por la decisión del Parlamento Europeo a pesar de que el mismo no practique el argumento ‘democrático’, además evade que el camino en la lucha por la democracia de los dirigentes opositores no ha sido otro que el discurso de odio que ha generado intolerancia y descalificación hacia quien piense distinto, a través de constantes ataques directos a la integridad de la persona y a la libertad de pensamiento desde la puesta en gobierno del Comandante Hugo Chávez que se declaró en defensa de los pobres y de las mayorías desplazadas y excluidas de las políticas de gobiernos anteriores.

 

La oposición venezolana se impuso así a los otros dos finalistas, la activista guatemalteca por los derechos humanos Aura Lolita Chávez Ixcaquic y el periodista Dawit Isaak, encarcelado en 2001 en Eritrea. El premio, dotado con 50.000 euros y un diploma honorífico, se entregará en una ceremonia el 13 de diciembre en Estrasburgo. Todo esto pasa mientras la MUD venezolana se desquebraja.

La concesión del premio no ha sido unánime, el partido Izquierda Unida -a través de su protavoz Marina Albiol- ha declarado que la entrega de este premio a la oposición venezolana “no deja de ser una muestra más de cómo la derecha de esta Cámara se siente más cómoda con quien promueve golpes de estado, que con quien da la voz al pueblo para resolver los problemas” la eurodiputada además plantea que el Sájarov es “una herramienta más del Parlamento Europeo en su instrumentalización de los derechos humanos”.

Mientras que en twitter, el partido ironizó sobre el destino de este dinero:

El grupo parlamentario de izquierdas GUE/NGL anunció que boicoterá la entrega del premio como muestra de su contundente rechazo a la decisión sobre el mismo, pues entre los beneficiados “hay  miembros de la ultraderecha venezolana que pretenden revivir los capítulos más oscuros de la historia latinoamericana”. El comunicado concluye indicando: “rechazamos que el Premio Sájarov 2017 sea utilizado como un arma de esta manera. Boicotearemos la ceremonia de entrega en protesta y solicitamos que en el futuro, la decisión sobre el premio sea votada en plenaria”.

La izquierda boicoteará la politizada entrega del premio Sájarov. Imagen: Captura web

En estos momentos cuando la dirigencia de la oposición venezolana vive una profunda crisis, con la llamada Mesa de la Unidad Democrática desintegrándose entre acusaciones de traición y llamados por un lado a la violencia calle y por otro a votar, el premio fue entregado precisamente a los más extremistas: quienes solicitan bloqueo económico contra el país como Julio Borges, instigadores a las destructivas guarimbas como Leopoldo López, terroristas confesos como Lorent Saleh, o genocidas de larga carrera política como Antonio Ledezma.

Dentro de la oposición, quienes al parecer, con su juramentación ante la Asamblea Nacional Constituyente terminaron de inclinarse hacia las vías institucionales de la lucha política (los gobernadores electos por el partido AD, y por extensión su Secretario General Henri Ramos Allup) son actualmente atacados e insultados de todas las formas posibles por aquellos a quienes les fue conferido este reconocimiento a la libertad de conciencia.

La decisión no es casual, representa un espaldarazo desde el exterior a quienes se alinean con la estrategia del “golpe suave” -irrespetando incluso a sus seguidores– y una muestra de desprecio a quienes están siendo relativamente exitosos -logrando importantes espacios de poder- participando del juego político sin generar ingobernabilidad.

ELABRELATA