Fotografía: Agencias

El presidente estadounidense, Donald Trump presenta su nueva estrategia de seguridad nacional, en la que Estados Unidos (EEUU) debe competir para mantener el liderazgo mundial.

Trump, dijo que las potencias revisionistas como Rusia y China son los principales rivales de Estados Unidos y agregó que estos países utilizan todo tipo de herramientas para conformar un mundo contrario a los intereses y valores norteamericanos.

En el documento sobre la nueva Estrategia de Seguridad Nacional de EEUU (NSS, por sus siglas en inglés), Washington fija a Rusia y China como sus principales rivales y países que amenazan los intereses estadounidenses, por lo que ha decidido adoptar medidas para hacer frente y contener la influencia de estos dos Estados en Latinoamérica.

Asimismo, la estrategia del mandatario norteamericano también incluye ejercer más presión para contener la amenaza de Corea del Norte. El documento presentado por Trump, además, elimina el cambio climático como un peligro.

En el texto publicado el lunes por la Casa Blanca se percibe cómo EEUU está preocupado por los espacios de influencia que ha perdido a nivel mundial, que por costumbre pretende ingerir en cualquier asunto interno. Se lee: “Los competidores han encontrado espacios para operar en el hemisferio (occidental). China trata de llevar a la región a su órbita (de influencia) mediante inversiones y préstamos estatales. Rusia continúa sus fallidas políticas de la era de la Guerra Fría de reforzar sus aliados radicales cubanos, mientras que Cuba sigue reprimiendo a sus ciudadanos”.

EEUU pretende contener relaciones de China y Rusia con Venezuela y el resto de América Latina

Del mismo modo, el imperialismo norteamericano, tras tachar a Venezuela de ser una “dictadura”, señala a los lazos militares de Rusia y China con el Gobierno de Caracas, presidido por Nicolás Maduro, y advierte de que Moscú y Pekín intentan aumentar su influencia en la región mediante la venta de armas y la expansión de las relaciones militares con Venezuela, aún cuando su país ha impulsado las guerras más significativas de los últimos años.

Además, la NSS considera los apoyos políticos de Rusia y China al Gobierno de Caracas como una amenaza a los intereses estadounidenses y de los aliados de este país en América Latina y las otras naciones de esta región que, insiste, “tienen un interés mutuo en hacer frente a las amenazas a sus soberanías”.

Igualmente, el documento considera a los Gobiernos de estos dos países latinoamericanos como gobiernos izquierdistas y anacrónicos que, con sus modelos “autoritarios” siguen amenazando a los intereses de EEUU y les dificultan la vida a sus propios ciudadanos, amparándose en estas excusas para disfrazar sus intereses políticos y económicos que han querido imponer por encima del derecho internacional y del principio de no intervención.

El nuevo inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, y su equipo, tras llegar al poder, han aumentado de manera significativa sus retóricas agresivas contra Venezuela y Cuba, e incrementado las presiones contra estos dos países latinoamericanos, elevando las tensiones a niveles no vistos en años.

ELABRELATA / HISPANTV

Compartir