¿Quién y por qué le echó una maldición a la mina Las Cristinas?

Foto / Agencias
Foto / Agencias

Venezuela tiene en su territorio una de las minas de oro más ricas del mundo: Las Cristinas. Pero tiene un problema: pesa sobre ella una maldición.

La mencionada mina, con sus más 27 millones de onzas de oro, se encuentra cerca del poblado Las Claritas, en la zona KM 88 del estado Bolívar, y ha sido la más codiciada para la explotación de sus recursos. Entonces, ¿Por qué por más de dos décadas ninguna empresa la ha explotado?

El último que explotó con éxito la mina fue el llamado “Zar el oro”, un italiano de nombre Amalfi Grossi, que desde 1968 hasta 1989 se bañó en el oro y las riquezas de la mina y hasta conformó un pueblo de más de 1000 mineros que trabajaban para él. Hoy este es un pueblo fantasma, desde que fue enjuiciado y expulsado del país, por diversas irregularidades.

Según cuentan lugareños y ratificado hasta por Marianna Almeida, abogada de la empresa canadiense Vannessa Ventures, Ltd. (ahora llamada Infinito Gold) la explotación de la mina tiene dos grandes problemas “demasiados intereses individuales y una maldición”. Ella también conoce el cuento.

Imagen / Agencias
Foto: imagen referencial

Buscó a un brujo para vengarse

Amalfi Grossi, cuando fue despojado de la fuente de riqueza que explotó por 20 años, buscó en la selva un brujo que lanzara sobre la mina una maldición que sería su venganza: “Nadie después de mí, podrá explotar estas tierras”. Grossi murió en el extranjero poco después, arruinado y enfermo.

Usted quizá no lo crea, pero de que vuelan, vuelan; y desde entonces todos los intentos por explotar la mina, se han venido abajo. Bien sea por empresas extranjeras, nacionales, o el Estado. Nunca pasan de la fase de instalación y luego quedan comidos por la burocracia y los conflictos de concesiones. Sólo los mineros ilegales, con sus métodos rudimentarios y contaminantes, logran beneficiarse del oro superficial de esta zona del KM 88.

Otro intento

Actualmente, el Estado Venezolano y la empresa minera canadiense Gold Reserve se encuentran en negociaciones para el proyecto “Brisas-Cristinas” que tiene el potencial de convertirse en una de las mayores fuentes de oro del mundo, si pueden romper la maldición de Don Amalfi Grossi, claro.

ELABRELATA