Esquizofrenia Mediática Española: de la “hazaña democrática” del 16J en Venezuela” al “Referéndum ilegal” y “Golpe de Estado” en Cataluña

ABC, El Mundo, El País, y un largo etc de medios españoles colocó la etiqueta de ilegal al referéndum catalán. Portales digitales y medios venezolanos se hicieron eco de la etiqueta. Los argumentos para establecer tal calificación fueron: -Colegios de votación improvisados, -Posibilidad de que un elector vote en varias oportunidades, -Ente rector electoral no rigió el proceso, -No tiene carácter vinculante.

Los días previos al 1-octubre, el propio día y el día después insisten en esa premisa, argumentativamente sostenible sino fuera porque…

El 17 de Julio

De este mismo año, un día después del plebiscito convocado por la oposición venezolana, calificaran aquel evento como: Hazaña democrática, Mensaje claro de un pueblo noble a un régimen opresor, Pueblo venezolano votó contra la dictadura… Recordemos las características de aquel evento que estos medios calificaron como electoral: -Colegios de votación improvisados, -Posibilidad de que un elector vote en varias oportunidades, -Ente rector electoral no rigió el proceso, -No tiene caracter vinculante. Los titulares de aquel 17J parecían reciclables para el 1-Octubre, sustituyendo “pueblo venezolano” por “pueblo catalán” “régimen opresor de Maduro” por “régimen opresor de Rajoy”. Pero los titulares no sólo no fueron parecidos sino que fueron diametralmente opuestos, como si se tratara de dos hechos antagónicos. ¿Realmente son los mismos medios, editores, periodistas? No lo parece. Peor papel el de los portales nacionales que repiten los argumentos de los medios españoles contra el referéndum catalán y elogiaron con mayor minuciosidad y detalle el plebiscito del 16-J.

Piolín, Assange, Morgan Freeman y el complot Ruso

Las opiniones de Julian Assange terminaron metiéndolo de lleno en las matrices de opinión de los medios españoles en torno al referéndum catalán. Curioso que un perseguido político que reside en una embajada, sin ninguna posibilidad de salir y cuya mayor herramienta sea expresarse a través de Twitter cobrara tal relevancia. A menos que a los medios les interesara hacerlo relevante.

Las notas de Assange van desde su discusiones con Pérez-Reverte, hasta burlas por replicar y dar como cierto un artículo de El Mundo Today (portal noticioso satírico con contenido humorístico). No se trata de la noticia en la que se afirma que la Guardia Civil llegó en un crucero decorado con Piolín y los Looney Tunes, esa sí fue verdadera.

La razón de incluir a Assange en el debate quedó develada hace poco: el fundador de WikiLeaks en conjunto no con Rusia, sino directamente con Vladimir Putin (y muy posiblemente también Snowden), estaban uniendo esfuerzos para lograr la independencia catalana. Así lo sugerían medios como El Confidencial y El País, que luego de un “riguroso análisis de bots, cantidad de artículos (42) dedicados a Cataluña en el portal Rusia Today (RT), textos escritos en ruso que buscaban influir a los catalanes y de basarse en absolutamente nada, se afirmó que Rusia se había propuesto influir en lo que ocurría en Cataluña, como antes se afirmó que lo hizo en las elecciones norteamericanas influyendo en la victoria de Trump, en el Brexit y la salida de Gran Bretaña del Reino Unido, con el mismo fundamento y rigor periodístico e investigativo: Nada. Al igual que la advertencia propia de un guion cinematográfico lanzada por un referente de Hollywood, Morgan Freeman, sobre la amenaza Putin y los más de 200 gloriosos años de democracia norteamericana y su segregación y discriminación racial.

David Alandete, célebre autor de estas teorías, debería aplicar el mismo método: contar cuántos artículos se han dedicado a Venezuela desde no uno, sino muchos medios españoles, empezando por su periódico El País, pasando por ABC, El Mundo, La Vanguardia, La Razón. Si Alandete se impresiona y considera que Putin quiere intervenir en España por los 42 artículos de RT dedicados a Cataluña,  al contabilizar todos los artículos dedicados a Venezuela en la prensa española de plano afirmaría que se trata de una operación de reconquista e intervención sin precedente en la historia de la humanidad que haría palidecer de vergüenza a Alejandro Magno, Julio César o Napoleón. Si no lo hace, seguramente los periodistas de TVE expresarían, nuevamente, su vergüenza.

Demócratas radicalmente en contra del Sufragio

En Venezuela, la oposición se radicalizó contra las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente, quemaron instituciones,  personas, motos… todo para impedir que la gente votara; amenazaron por distintas vías a quienes se les ocurriera participar aquel domingo 30 de julio, y en aquel momento calificaron las elecciones regionales como pote de humo y hostigaron a todo aquel que se le ocurriera involucrarse con dicho proceso. Eso sí, con el fin de preservar la democracia.

En Cataluña el gobierno de Rajoy envió una parte importante de la fuerza pública para preservar la democracia, no hay mejor manera de preservar la democracia que impidiendo que la gente vote, las urnas y las ancianas que participaron en el referéndum catalán eran percibidas por el líder del PP como armas de destrucción masiva contra la democracia y por ello la fuerza pública actuó con el rigor del caso (como si se enfrentaran a quienes asedian una base militar, como por ejemplo La Carlota). Era imperativo evitar ese referéndum ilegal, sí ilegal, así lo afirmaba presidente de gobierno Mariano Rajoy y líder del partido más corrupto de Europa con mayor cantidad de dirigentes imputados por corrupción y más pruebas de financiamiento ilegal.

Cierto es que la democracia no se reduce a elecciones y votar, pero sin duda es su esencia y elemento imprescindible, no hay democracia sin elecciones, entonces cómo es que tanto en la península ibérica como en este lado del atlántico coinciden las corrientes políticas conservadoras en la democracia se preserva impidiendo el derecho a votar. Entre tanto, bien sea por la acción de la policía contra el pueblo Catalán o el prontuario delictivo de su partido, haciendo gala de su fina retorica Rajoy zanja con un solemne: “Somos ejemplo para el mundo”

ELABRELATA