Foto: Agencia

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump ha visitado Puerto Rico casi tres semanas después de que el huracán María arrasara con la isla. Su estancia allí ha estado rodeada de polémica, y es que, lejos de ofrecer medidas para atender la crisis por la que pasa el país, se limitó a realizar declaraciones sobre el coste que le ha supuesto al Gobierno las ayudas a Puerto Rico. Además, en una de las visitas a los centros de ayuda, comenzó a lanzar rollos de papel de cocina a quienes llevan semanas sumidos en el desastre que han calificado como “falta de sensibilidad con los afectados”.

El mandatario norteamericano realizó la visita con la intención de tranquilizar a los residentes de la isla y asegurarles que está comprometido con su recuperación tras el paso de María. Sin embargo, las declaraciones del presidente han ido directas hacia el coste económico que le ha supuesto al Gobierno el huracán: “Odio decirlo Puerto Rico, pero habéis desfasado un poco más nuestro presupuesto”, ha dicho Trump, aunque rápidamente ha añadido: “Está bien, hemos salvado muchas vidas”.

El presidente de Estados Unidos ha declarado estar satisfecho con la respuesta de Washington sobre la tragedia, a pesar de las numerosas crisis de la sociedad puertoriqueña hacia el Gobierno por haber tardado en dar una respuesta. Trump defiende la respuesta de la Administración, diciendo que “no ha sido apreciado”.

También ha evidenciado las medidas que quiere tomar desde EEUU: eliminar la deuda pública de Puerto Rico tras el paso del huracán, ya que “deben mucho dinero a sus amigos de Wall Street”, ha señalado el dirigente estadounidense durante una entrevista con Fox News. “Pueden despedirse de ese dinero”.

Trump se muestra orgulloso del trabajo de EEUU sobre el huracán, a pesar de las múltiples críticas

Puerto Rico, que llevaba una década sumida en la recesión, se enfrentaba al pago de una deuda de 74.000 millones de dólares (62.800 millones de euros) antes de que tuviera lugar el fenómeno meteorológico.

No obstante, también se ha referido al número de víctimas mortales que ha dejado María, y ha indicado que, aunque es trágico, podría haber sido mucho mayor de no ser por la respuesta de las autoridades. “Pueden estar orgullosos”, ha afirmado.

Trump ha sido ampliamente criticado por asociar los daños causados por ‘María’ a la falta de prevención del Gobierno de Puerto Rico y resistirse a enviar a ayuda esgrimiendo razones económicas.

ELABRELATA / HAYLEÉN LEÓN