Foto: Agencias

El gobierno de Estados Unidos, liderado por Donald Trump, vetó este lunes una resolución en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que buscaba dejar sin efecto legal la decisión del país norteamericano de reconocer a Jerusalén como capital de Israel.

Catorce de los quince países en esta instancia, incluidos los aliados más estrechos de Washington, apoyaron el texto promovido por Egipto, lo que dejó en evidencia el aislamiento del gobierno de EEUU sobre el traslado de la embajada de ese país a Jerusalén, indica EFE.

“Ningún país va a decir a Estados Unidos dónde podemos poner nuestra embajada”, dijo la embajadora estadounidense, Nikki Haley, –citada por el medio español– tras vetar la resolución, quien además amenazó con posibles consecuencias al resto de países que votaron a favor de la resolución.

El Reino Unido, Francia, Japón, Italia o Ucrania, todos aliados de EEUU, votaron a favor de la propuesta egipcia.

La delegación palestina ante la ONU prevé llevar ahora la cuestión ante la Asamblea General, el órgano en el que se sientan los 193 Estados miembros de Naciones Unidas y donde ninguno tiene poder de veto, aunque sus decisiones no son vinculantes.

La decisión de Trump fue condenada por la mayoría de los países musulmanes y generó críticas de otros Estados e instituciones internacionales.

Cuando en 1948 se creó el Estado de Israel, la ciudad de Jerusalén, considerada sagrada tanto para musulmanes como para judíos, fue formalmente dividida en dos. La parte occidental quedaría bajo administración israelí, mientras que la parte oriental sería la capital del Estado palestino.

Sin embargo, esto nunca se cumplió debido a las sucesivas guerras en Medio Oriente y desde 1967 –tras la Guerra de los Seis Días– Israel ocupó la región este.

ELABRELATA / AVN