Yo estuve allí haciendo historia

Galeano decía: "Personas pequeñas, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar al mundo" - Y yo tomé su palabra

Foto: Agencia

Recuerdo que finalicé mi carrera universitaria a los 21 años de edad, lógicamente ingresé a la universidad a los 16 con mucho esmero, entusiasmo y humildad (pero esa es otra historia); la que deseo contar comienza en el 2007, cuando por causalidades de la vida fui premeditadamente seleccionado por el Presidente Hugo Chávez para pertenecer a uno de los proyectos más ambiciosos, interesantes y estratégicos para la nación; fue allí cuando por la inmensa sabiduría del Comandante Chávez iniciamos la creación de la primera Escuela de Pensamiento Estratégico para la Izquierda Latinoamericana (‘Think Tank’), un proyecto inédito y secreto que permitiría resguardar los intereses de la nación bajo un esquema de planificación estratégica, táctica y Geopolítica.

Tuve la oportunidad de conocer personalmente al Comandante Chávez, y recibir de él magistrales clases y orientaciones para la defensa de la Patria. Junto a mí, estaban muchos compañeros con inimaginables talentos y aptitudes, en general teníamos en común una juventud predominante junto a una lealtad absoluta; el mismo presidente asumía (con extrema certeza) que esa generación serían los guardianes del país por lo menos para los próximos 20 años.

Allí en esa escuela nacieron las grandes estrategias políticas, económicos y sociales que enmarcaron la Revolución Bolivariana con predicción de 5 años; ése era el periodo para hacer las estrategias de los objetivos propuestos con su respectivo plan de acción. Para que tengan una idea, los temas tratados fueron: la reconversión monetaria, la nacionalización de la Faja Petrolífera del Orinoco, la nacionalización de CEMEX (Cementos Mexicanos), la proyección de la caída del crudo por el Fracking para el 2013, el ingreso de Venezuela al Consejo de Seguridad de la ONU y la certificación de la Reserva de Hidrocarburos líquidos de Venezuela, entre otros aspectos que escapan de mis pensamientos en estos momentos; fue la mejor experiencia vivida, un intensivo de aprendizaje y aportes que me permiten decir: [YO ESTUVE ALLÍ HACIENDO HISTORIA].

A casi mis 30 años, puedo recomendar que es justo y sumamente necesario reactivar, promover y reimpulsar nuevas escuelas de pensamientos para la Defensa de la Nación.

Para finalizar, del Comandante Chávez aprendí:

– A romper paradigmas.

– De que la experiencia no es sinónimo de edad.

– Los jóvenes no necesitamos primero envejecer para ser alguien en la vida.

– Mantener en todo tiempo la humildad más pura. Es por ello que todos los días me levanto con entusiasmo, desayuno con mis compañeros de trabajo e incluso hago una larga cola en el comedor de mi empresa para almorzar. No he permitido un cambio tóxico en mi vida. Al contrario cada día le hago honor a la verdadera esencia de la humanidad.

Y les recuerdo: he vendido a nivel mundial cerca de 6 cifras en libros (Número 10 en ventas mundiales de Amazon), siendo el más destacado [La Cara Oculta de la Geopolítica Mundial].

Galeano decía: “Personas pequeñas, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar al mundo” – Y yo tomé su palabra.

¡VENCEREMOS!

Por: Raúl Ojeda

ELABRELATA / RAÚL OJEDA